Son los quitamiedos, que nos matan